ENCUENTRO CON GOROSITO…

ENCUENTRO CON GOROSITO…

OIT: “POBREZA, PELIGRO PARA LA PROSPERIDAD EN TODAS PARTES”
Durante la 108 Conferencia Internacional del Trabajo, Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), admitió que las condiciones laborales que hoy son impuestas y permiten las privaciones ponen en peligro la paz mundial y violan el derecho a perseguir el bienestar material y el desarrollo espiritual en libertad y con dignidad.
La Conferencia realizada en Ginebra- Suiza, sede de la OIT, reunió a más de 5700 representantes de Gobierno, trabajadores y empleadores de los 187 países miembro del organismo. Ryder fue tajante:
“La pobreza en cualquier parte es un peligro para la prosperidad en todas partes”. Exhortó a los delegados a abordar los problemas que más importan a las personas, en un momento en el que ven una necesidad urgente de respuestas y actuación, y en el que se cuestiona la capacidad colectiva para proporcionar tales respuestas.
Durante su participación, el presidente de Francia Emmanuel Macron, se refirió a la necesidad de “un cambio fundamental”, del mercado de trabajo para abordar la creciente brecha entre los que tienen y los que no. El mandatario galo considera que la acumulación de riquezas en manos de unos pocos ha creado “una ley de la jungla” que ha abierto la puerta al nacionalismo, la xenofobia y la desilusión con la democracia.
Reflexionó con referencia a la economía de mercado en la que vivimos, cuestionando que es mucho menos social de la que se quería generar al final de la Segunda Guerra Mundial y está llevando a una mayor acumulación de riquezas y al corporativismo.
Para Macron el mundo enfrenta “una crisis profunda” comparable con la incertidumbre que generó la postguerra de las dos contiendas mundiales, advirtió que es en este tipo de situaciones en las que al autoritarismo aparece para ofrecer soluciones fáciles, tales como la construcción de muros y acabar con la cooperación entre países. Defendió la propuesta de la creación de un salario mínimo para la Unión Europea, con el objetivo de defender la solidaridad internacional y luchar contra la desigualdad.
La líder de la locomotora económica de Europa, me refiero a Ángela Merkel, canciller alemana, en su intervención afirmó que la economía tiene que “servir al pueblo y no al revés”. Cuestionó la grave situación el trabajo infantil ya que 152 millones de niños son explotados en todas las regiones del planeta, 73 de ellos cumplen labores consideradas peligrosas. “Esto es inaceptable y tenemos que abordarlo”. Afirmó que “en este mundo globalizado, integrado e interconectado, tenemos que hacer mucho más para convertir el crecimiento económico en un progreso social, en el que cada uno, también los niños, participe”. Para Ángela Merkel es inaudito que más de 700 millones de personas en el mundo vivan en la pobreza pese a tener trabajo remunerado.
Mientras que el primer ministro ruso Dmitry Medvedev, pidió recordar el “triste final” de la Liga de las Naciones antes de la Segunda Guerra Mundial y señaló “la muy frágil” arquitectura internacional que existe en este momento.
Se necesita un entendimiento común entre los desafíos que plantea el mundo moderno en el mercado de trabajo y ejemplificó refiriéndose a los avances tecnológicos en el caso de los automóviles sin conductor, que ponen en riesgo el trabajo de millones de conductores de taxis, autobuses y camiones.
Medvedev cree que una de las medidas que se tomarán para responder a las necesidades de los trabajadores y los derechos de la sociedad en materia laboral, sea el recorte de la semana laboral a cuatro días, lo que consideró será base de un nuevo contrato social y laboral.
Indudablemente es una temática muy compleja, viendo los avances tecnológicos, robótica, inteligencia artificial y más, pero también teniendo presente que en muchos países se mantienen y conviven estilos laborales casi de esclavismo e incluso de etapas anteriores de la historia como la propia Edad Media o la Revolución Industrial en sus orígenes, con la aplicación de las nuevas tecnologías.
¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c) Washington Daniel Gorosito Pérez

También te podría gustar...