Reflexion Dominical

REFLEXIÓN DOMINICAL.

…” ¡Ah si en este día conocieras también tú lo que seria para la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos “… (Lc 19, 42)
EL BIEN DE LA SALVACIÓN A NADIE ESTÁ NEGADO.
Antonio Fernández.
Dios siempre será fiel a su promesa en todo hijo por Él creado hasta el fin de su existencia. Por ello es comprender que el deseo perdurable del Señor es conferir, dispensar y entregar el máximo bien a que Él aspira esparciendo su semilla en la vida del pecador, por ello, Él vendrá a toda alma que suplica las veces que sean necesarias, bueno es tener entendido cuando dijo el Señor a San Pedro sobre las veces de perdonar a su hermano; …”No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete “ …Comprendamos, para confortar nuestro paso por el mundo es creer en la misericordia de Dios, creer que no tiene límites en ayudar al desvalido por el pecado como asistirlo en las dificultades debidas a las negligencias en que ha caído, no una vez sino múltiples ocasiones de muchas maneras, al no estar fortalecido por las condiciones espirituales para sortear el obstáculo o la contrariedad insidiosa que le acecha, se entrega a esos actos de los cuales viene perturbación tras perturbación, el alma del pecador no encuentra descanso ni reposo, la intranquilidad es incesante al no dejar de pensar en el pecado, hasta que hastiado descubre las consecuencias a lo que se ha atado. La verdadera y autentica felicidad de todo ser humano es recibir y aceptar de corazón la voluntad de Dios, es llevar sus actos a que Cristo Nuestro Señor sea el centro de su vida; pero sí por la desgracia e infortunio pierde el bien de la gracia que Dios concede, resistiéndose a ella deshonra los mandamientos del Señor, esa alma esta por ese momento perdida hasta que recurriendo al Señor pueda salir vencedor de su caída. La búsqueda de la verdad es propia de la naturaleza humana, está introducida en cada persona y ninguna está dispensado o favorecido de ello porque intercalada en el ser humano estará en su conciencia alertando para ubicar los actos de la vida por el camino de la verdad, esto es, ir a Cristo Nuestro Señor hasta terminar la vida terrena, dicha naturaleza viene de Dios, pues siendo Él la verdad eterna, entrega desde el primer latido del corazón la raíz de la virtud misericordiosa e infinita de Dios su Padre, por ello, la verdad eterna tiene cabida en todo ser humano, es la bella inclinación que todos pueden y deben seguir en su relación con Dios y con el prójimo de mantener sus actos y obras en la verdad, se afirma la inclinación salvadora a toda persona deseosa de consolidarse en su amado Hijo Nuestro Señor Jesucristo. El bien de mayor excelencia a conquistar es la salvación que nadie se le niega. Ahora bien, el bien de la verdad que está dentro de la persona misma es real y verdadero, por lo que es no dudar en seguir ese camino, pues la libertad del ser humano lo inclina de acuerdo a su estado de gracia seguirlo o no, precisamente esto es lo que sucedió al pueblo de Israel que Cristo Nuestro Señor vino a salvarlo del pecado; vieron y no aceptaron, escucharon y no creyeron, realizo prodigiosos milagros que solo Dios puede hacerlo fue acusado de estar en secreto contubernio con los demonios, la actitud del sanedrín no fue una vez, fueron continuas sus asechanzas y negaciones, ultrajes y su posición de soberbia maligna en negarse reconocer su divinidad de Hijo de Dios. Cristo no vivió su vida terrena para Él, sino para nosotros desde su encarnación hasta su muerte por nuestros pecados encontrar la salvación. La vocación divina es un privilegio; pero cuando se hace uso indigno de lo que debiera a esa inspiración especial es sagrado para la salvación del alma no lo hace, no entendiendo que su destino es hacer más sagrados sus deberes de fidelidad para con Dios su Creador, rehusarse valorar el mensaje de Padre amoroso que dirige Jesucristo Nuestro Señor a las almas cegadas y cerradas a no escuchar, ni ver, esa persona se convertirá en las ruinas en que fue convertida la ciudad de Jerusalén.
El Señor predico su palabra a el pueblo peregrino por toda la nación de Israel, porque su misión es mostrar su divinidad de Hijo de Dios y lo hizo, así nadie podía decir no lo sabía, en esta peregrinación del Señor, el sanedrín convertido en el centro de conspiración contra su divinidad estuvo presente, sus enviados informaban a sus sacerdotes lo que Jesús predica de su doctrina y mandamientos, cuando se hacían presentes los expertos de la ley a contradecir su palabra nunca pudieron hacerlo, cierto es que obro el Señor con firmeza y rectitud, decisión y energía, pero también obro con amor y celo por las almas al manifestar de muchas maneras su bondadosa misericordia, dio a la gente del templo y del pueblo las oportunidades a ser reconocido enviado por Dios su Padre a redimir las almas, dijo el divino Maestro; …”Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres “ …¡Claro que la gente del sanedrín entendió! Jesucristo Nuestro Señor ha dicho; …Sí mi palabra permanece en vosotros seréis libres de alma y corazón, sino no creen en mi palabra es porque están atados a una venganza sin razón … Y manifestando la ira divina increpa a sus enemigos; …” Y a Mí porque os digo la verdad, no me creéis” …El Señor conoce lo que piensan y ve que su palabra aunque en momentos quisieran hacerla suya no podía permanecer en ellos, entre la gente del pueblo sí fue aceptada, pero la obstinación en el sanedrín manipulada por la soberbia maligna los ofusca y enajena donde está el correcto razonamiento a lo que escuchan pero es desechado de su corazón van empecinados a buscar un error donde no lo hay, pues lo que hay es la verdad, el Señor veía esto y mucho más en sus corazones los despierta del letargo obstinado; …” ¿Quién de vosotros puede acusarme de pecado? Y entonces; si digo verdad, ¿Por qué no me creéis? “… ¿Qué deducimos de ello? El mundo no razona porque sin querer comprender no quiere ver que quien conspira en el mundo en su contra es el demonio. Jesucristo Nuestro Señor advierte y previene al cristiano católico que su doctrina y mandamientos son los medios eficaces, y su presencia en la Sagrada Eucaristía es recordarnos que Jesucristo es real y verdadero, su presencia en el pan y el vino que el Sacerdote consagra se convierte en el cuerpo y sangre del Señor que vivio y padeció en su Pasión, crucifixión y muerte, el sacrificio incruento ejerce en el alma de fe el reconocimiento de su pequeñez, por ello requerirá el esfuerzo continuo para mantenerse en la línea de ascensión hasta el final de la vida, culminar en la gloria eterna.
Camino a Jerusalén Cristo Nuestro Señor va con sus discípulos, su vista se recrea con el paisaje donde el punto central es el esplendor de la gran ciudad se detiene compungido para darles da a conocer la profecía que en Él es causa congoja. Escuchemos al Evangelista: …” Y cuando estuvo cerca, viendo la ciudad, lloró sobre ella “…Varias ocasiones había pasado por ese lugar, pero ahora las cosas son diferentes, ¿Por qué diferentes? Las anteriores veces Nuestro Salvador buscaba impetuoso el reconocimiento de su pueblo, ahora, ante su negativa sabía de Dios Padre el disgusto que era en Él por negarse reconocer a su enviado, por ello al ver la ciudad el Señor lloró el sufrimiento que padecerán sus habitantes, consterna al Señor; …” Y dijo: ¡Ah sí en este día conocieras también tú lo que sería para la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos “…Entristecido por la cerrazón de su pueblo clama al decir “conocieras” Tan fácil convertir esta palabra en verdad del corazón:” conocer” la bondad de Dios. El Señor lloró por el amor que guarda a la Ciudad Santa, conmovidas sus entrañas ver en espíritu la terrorífica y espantosa situación que vendría sobre ella por obra del sanedrín que arrastro al pueblo y lo opuso contra su Mesías esperado de siglos. ¿Qué similitud tiene este hecho con la humanidad de hoy y con cada persona? Que cuando aferrados al pecado no se acepta la realidad de sus errores, no acepta modificar la mala conducta, no hace esfuerzo sincero en confortarse con Dios, no se decide echar por la borda del barco de la vida la vida perversa y pérfida, sino que, aferrados a ello, el Señor va a llorar y su Padre intervendrá con justicia y la aplicara como fue en Jerusalén. Si ellos como los de ahora se hubieran arrepentido de corazón, el Señor detendrá su brazo. Convertida la congoja del Señor en deseo anhelante de que el pueblo que vino a salvar del pecado cambie su pensamiento y modifique su conducta dijo; …” Porque vendrán días sobre ti, y tus enemigos te circunvalarán con un vallado, y te cercarán en derredor y te estrecharan de todas partes “…El Señor adelanta la estrategia del ataque despiadado del ejercito romano a ese momento convertido en instrumento de Dios para hacer justicia a la iniquidad del pueblo de dura cerviz, nos muestra lo que será en el pecador que hoy vive y goza, disfruta y busca el mejor placer, es como el pescador cuando siente que el pez a tomado la carnada, le suelta cuerda para que esta penetre su cuerpo, siente que el pez por el dolor trata de arrancarse la carnada lo atrae hasta sacarlo del agua con vida hasta que muere.
Así la vida del ser humano llega al punto que por su conducta perderá la vida humana y vida eterna. Será la sentencia del Señor semejante a la profecía de su Hijo Amado objeto de sus complacencias; …” Derribaran por tierra a ti, y a tus hijos dentro de ti, y no dejaran en ti piedra sobre piedra, porque no conociste el tiempo en que has sido visitada “…Dios da tiempo al ser humano, pero este se lo recorta. Es de pensar lo sucedido a esta ciudad que muchos judíos de esa época les toco vivir la destrucción, hayan recordado las palabras del divino Maestro viendo su profecía cumplida. De sus Apóstoles de la Iglesia naciente San Pedro afirmo con valentía en el sanedrín judío; …” Ningún otro nombre nos ha sido dado debajo del cielo por el cual podemos salvarnos “…Ese nombre es Jesucristo Nuestro Señor, los judíos al huir de la persecución de los romanos no es de dudar que vino a su mente la legislación de San Pedro que pocos creyeron y los mas no salvarían la vida terrena. ¿Porque es difícil reconocer y aceptar que el bien de la salvación a nadie está negado? Lamentable es que en este tiempo el mundo pragmático a sentado sus reales de dominio en la inmensa cantidad de personas que su único pensamiento y criterio no es para conocer la verdad, es para lo que se ve y se toca, lo encuentra utilidad y valor práctico para pasarla bien, que no es otra cosa sino creer en lo material, desdeñando toda espiritualidad, porque si se cree en lo que se ve esta bien, creer en lo que no se ve esta mal, es un error. Dice el dicho; …A donde va Vicente, a donde va la gente …El diseño que se ha esbozado para manipular la mente de las personas en las morbosidades es la curiosidad y malicia humana haya en el internet, celular, computadora y todo lo que de ello se desprende para gobernar y dominar el pensamiento humano a una dirección que lo tenga en lo que se busca, tenerlo embebido en los nuevos instrumentos de control mental atraído a un camino maldoso que no se percibe puesto que no se permite razonar a ver la realidad donde se le lleva, por ello; …”Amarás a Dios “ “Amarás al prójimo” “Reza tus oraciones del día, has que sean una costumbre buena para tu alma” “Encomienda a Dios tus actividades del día, a la hora de tomar tus alimentos, al estudiar” “Acércate a recibir los sacramentos” “Asiste a la Santa Misa” Esto y más son las obligaciones para el cristiano católico se van dejando atrás por el gozo de vivir no para servir y amar a Dios se ha perdido en la inmensidad humana que si escucha las novedades de moda para manipularla, esto mismo es lo que en su tiempo vivió el pueblo de Israel cuando el Hijo de Dios vino a salvar el pueblo del pecado, no fue escuchado, incrédulos creyeron que con llevar a muerte de Cruz a Nuestro Señor ahí terminaría todo, lo que no entendieron es que quiso morir de esta forma, porque con su muerte más que caída fue la victoria deseada de Cristo, por lo que bueno es traer a la mente la prevención del Señor; …”Os lo digo a vosotros, amigos míos, no temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto nada más pueden hacer] . [Temed a aquel que, después de haber dado la muerte, tiene el poder de arrojarte en la gehena “ …; El Señor murió en la cruz con una idea errónea de sus enemigos, Cristo Nuestro Señor cumplio la profecía, resucito al tercer día, su muerte fue redimir la humanidad del pecado; así como fue la gente de su tiempo, así es hoy, no creyeron y a los cuarenta años la profecía del divino Maestro se vio cumplida en cada una de sus partes al quedar destruida la ciudad de Jerusalén de la que dijo Jesucristo Nuestro Señor; …”No dejaran piedra sobre piedra “ …Los israelitas del sanedrín se rieron al conocer esta profecía pero llego el momento en que así fueron las cosas, de esta misma manera hoy en este siglo XXI la inmensa mayoría se retrae en la enseñanza de su mandamiento, Amarás a Dios y no lo ama, amarás a tu prójimo y lo humilla, no matarás y asesina, no fornicaras y cae en el adulterio y en la vil perversión, honrarás a tu padre y a tu madre, y se deshonra con la actitudes prepotentes, de coraje e ira y hasta odio, se obra como ese pueblo que se alejo de la divinidad del Señor, obrar en contrario a su doctrina y enseñanza, hacer de su vida un constante placer y libertinaje, está actitud se aprecia en una inmensa mayoría, a diario los desmanes insidiosos de los enemigos del Señor con actos sacrílegos, perversos y malignos que el mundo ve como cosa normal, bueno será hacer una reflexión profunda porque así como fue Jerusalén destruida, así también cuando lo disponga el Señor viviremos y sentiremos en nuestras ciudades situaciones similares porque pudiendo creer, ya no se cree, ya no crece el amor a Dios en los corazones, lo que aumenta es el amor del ser humano por el ser humano. Pero hay algo mas en que no se tenido consideración, la vida humana tiene un límite de oportunidades para obtener el bien, requiere esfuerzo en conservarse en él para gloria de Dios; el mal no implica esfuerzo ni contrariedad para disfrutar lo que da, estar en él es fácil todo lo que viene a la mente no es complicado disfrutarlo, todos lo saben, el adulterio se facilita, las perversidades humanas son comunes que hasta se legalislan, los hijos pisotean la autoridad de sus padres, el aborto se realiza con la mayor tranquilidad asesinando seres humanos depositados por Dios en el útero de la madre, son tantas y tantas las maldades que el mundo no se preocupa por arreglar; el mundo para superar la situación de pecado en que vive, debe volver los ojos al cielo y suplicar perdón, ordenar los actos de la vida en torno a Jesucristo Nuestro Señor, Él esta a la espera de esa suplica, al hacerlo es que hay profundo arrepentimiento, esa vida perniciosa de años queda en Él la forma que ordenará las cosas, porque Dios Omnipotente todo lo puede.
hefelira@yahoo.com

También te podría gustar...